EXCELENCIA

 LA EXCELENCIA DE SER HOMBRES

Pastor : DIEGO LUIS PRIETO GARCIA
 
“SER DEL SEXO MASCULINO ES UN ASUNTO DE NACIMIENTO, PERO SER HOMBRES ES UN ASUNTO DE DESICIÓN”
(LEMA HOMBRES DE VALOR)
 
Quiero empezar declarando que la iglesia del señor tiene un propósito claro, indestructible e irreversible, este, esta consignado en el evangelio según San Lucas capt. 16:13, donde aparece una de las conversaciones más importantes de la historia, entre el Señor Jesús y sus apóstoles; Allí el Señor Jesús hace dos preguntas que no podemos eludir:
1.- “Quien dicen los hombres que es el hijo del Hombre?” Que dice la gente que no conocer del Señor acerca de él, que saben, que han oído decir.
2.- “Y ustedes quien dicen que soy yo?” Que sabemos de Jesús, quien es él para nosotros.
La respuesta del apóstol Pedro fue clara y contundente: “TU ERES EL CRISTO EL HIJO DEL DIOS VIVIENTE”.
Alo que el señor Jesús, respondió dos cosas que no debemos olvidar:
1.- Que es necesaria la revelación de Dios el Padre para entender esta verdad que ya todos conocemos.
2.- Que sobre esta verdad(roca) El señor edificará su Iglesia, que la puertas del hades no prevalecerán contra ella; es decir la Iglesia cumplirá el propósito de Dios así al infierno no le guste, y como diría el apóstol Pablo en su carta a los Romanos en el capt.- 8:38 y 39.
“Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni principados, ni potestades, ni lo presente ni lo porvenir, ni lo alto ni lo profundo ni ninguna otra cosa creada, nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro”.
Nada nos podrá separar del propósito que Dios tiene para la iglesia de Barranquilla, esta es nuestra ciudad y será para Cristo así al infierno no le guste.
 
El apóstol Pedro nos dirige en cinco propósitos que debemos estudiar juntos, teniendo en cuenta nuestras diversidades y teniendo en cuenta el respeto y el amor mutuo sin fingimiento.
En la primera epístola del apóstol Pedro capt. 2:9,un versículo que sabemos de memoria, que no debemos olvidar y debemos enseñarlo a nuestras iglesias permanentemente:
 
“PORQUE USTEDES SON LINAJE ESCOGIDO, REAL SACERDOCIO,    NACIÓN SANTA, PUEBLO ADQUIRIDO POR DIOS, PARA QUE ANUNCIEIS LÑAS VIRTUDES DE AQUEL QUE NOS LLAMO DE LAS TINIEBLAS A SU ADMIRABLE LUZ”.
 
 
 
 
 
1º PROPÓSITO:    “SOMOS LINAJE ESCOGIDO”
 
El Señor nos escogió para que seamos una familia, y nos adoptó como sus hijos mediante el Espíritu Santo de la adopción (Rom. 8:15). Una familia esta constituida por papá, mamá, hijos, abuelos, nietos, tíos etc, así es nuestra familia, la familia del Dios Viviente, una familia que tiene Apóstoles, Profetas, Evangelistas, Pastores, Maestros y ovejas, una familia que debe permanecer unida e indestructible, una familia que debe crecer para asegurar una descendencia para Dios, dicho por el profeta Malaquias en el capitulo 2:15 “ NOS HIZO UNO, PORQUE BUSCABA UNA DESCENDENCIA PARA EL”.
Siempre teniendo en cuenta que este linaje, es el único redil donde las ovejas llegan a ser pastores; que hay una generación que esta esperando detrás de nosotros y que depende de nosotros, la evangelización de generaciones venideras. Hagámoslo bien, en unidad seremos y somos la mejor familia de la tierra.
Comuniquemos unos a otros como padres e hijos y seremos una tierra deseable, que seamos uno para que el mundo crea en Jesucristo y crean en nosotros.
El señor Jesús lo expresó en su oración en el capt. 17:21 de Juan.
 
2ª PROPÓSITO: “SOMOS REAL SACERDOCIO”
 
En el antigua pacto dos familias prevalecían en Israel: por un lado estaba la tribu de Lévi encargados de los oficios sacerdotales, cuidando la palabra de Dios con celo y pulcritud.
Por otro lado estaba la tribu de Judá donde estaba la descendencia real, encargados de gobernar y dirigir al pueblo.
Debemos tener en cuenta que los sacerdotes no podían ser reyes y los reyes no podían ejercer el sacerdocio, recordemos el pasaje en el primer libro de Samuel 13:8 donde el rey Saúl es reprendido por Samuel por ofrecer sacrificio, algo que no le era licito hacer.
Ahora en el nuevo pacto, por medio de Jesús somos reyes y sacerdotes según el orden de Melquisedec, como esta en Hebreos capt. 5:6 y capt.7.
Debemos asumir por decirlo así la autoridad delegada por Dios mediante su hijo Jesús para gobernar y ministrar al mismo tiempo a gentes de todo el mundo que necesitan urgentemente a hombres y mujeres con respuestas y conductas claras de amor y de justicia (Rom.8:19). Y no solo debemos ejercer sino también restaurar y levantar a hombres y mujeres que ejerzan el sacerdocio como lo hizo el sacerdote Esdras en el capt. 7:10:
1.- preparo su corazón.
2.- Inquirió en la Ley, la escudriño, la estudió.
3.- La cumplió, la puso por obra.
4.- Le enseñó al pueblo sus estatutos y decretos.
 
Las gentes necesitan sacerdotes que tengan un corazón limpio, que estudien las escrituras, que las pongan en practica y tengan autoridad para enseñarlas.
Las gentes buscan y necesitan hombres y mujeres que como reyes tengan el corazón conforme al corazón de Dios como David, que sepan gobernar su casa y ponerla en orden como exequias, para asumir la autoridad de gobernar la casa de Dios teniendo en sujeción a sus hijos como a sus ovejas.
“Hay que poner la casa en orden”. Tenemos que aprender cada día a ser como Jesús, ser como él rey y sacerdote como esta en Heb. Capt. 7 , León y Cordero como esta en Apocalipsis 5. Debemos aprender de él como leones a ser reyes, atener autoridad y justicia, pero al mismo tiempo tenemos que ser como corderos, tiernos y llenos de amor listos para ministrar con un gran propósito, real sacerdocio, leones y corderos, autoridad y ternura en el nombre de Jesús y así podremos ver una nación y una ciudad como Barranquilla alabando y sirviendo a Dios.
Quiero regalarles una palabra sacerdotal: Tito 1: 6-9 2:1-7, Proverbios 27:18 y 23-27 Hebreos 5: 1-5. “No es por iniciativa propia que estamos aquí, es porque Dios lo quizo así”.
 
3ª PROPÓSITO: “SOMOS UNA NACIÓN SANTA”.
 
En el corazón de Dios siempre ha estado el que seamos una nación de sacerdotes santos (Éxodo 19:6), una nación que no tiene fronteras, una nación sin distingo de razas, culturas o clases sociales, una nación que se aparto del mundo aún estando dentro de el,
Una nación que distingue entre lo que es santo y lo que es profano, cuidando siempre la salvación, “porque como escaparemos si descuidamos una salvación tan grande?” como lo dice Heb. 2:3 Por tanto nos es necesario como nación santa atender con más diligencia a las cosas que hemos oído no sea que perdamos el rumbo (Heb.2:1 NVI) y la palabra nos exhorta en Lev:19:2 “Santos seréis porque santo soy yo Jehová vuestro Dios” Teniendo en cuenta que la santidad no se limita solamente a pecados sexuales, si no que va mucho más allá, desde honrar a nuestros padres y hasta no permitir quien este chismeando entre nosotros (Lev.19:16).
Que el principio fundamental de nuestra santidad esta condensado en los diez mandamientos , los cuales debemos conocer fielmente, para enseñarlos a nuestros hijos y estos a su vez a sus hijos y a nuestras congregaciones, teniendo siempre en cuenta que en guardar los mandamientos hay prosperidad y bendición, hay sanidad, hay vida y mejor aún hay multiplicación como esta en Deut. 30:16.
Todas nuestras estrategias de crecimiento deben ser santas, sin alejarnos de la luz de los mandamientos.
Los diez mandamientos no son diez invitaciones, son diez ordenes y nosotros como pueblo santo suyo debemos cuidar y cumplir sin apartarnos ni a izquierda ni a derecha y como dice Heb 12:14 “Seguid las paz con todos y la santidad sin la cual nadie vera a Dios”.
 
4ª PROPÓSITO:     “SOMOS PUEBLO ADQUIRIDO POR DIOS” 
 
1a PEDRO 2:9
 
Más vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.
 
 
LINAJE ESCOGIDO.
 
Linaje = descendencia, contamos con dos descendencias: (Sn Juan 3:1-8)
 
Natural.
Espiritual.
 
Escogidos = Por nuestra condición para ser cambiados y transformados por Dios (1a Corintios 1:26-31).
 
REAL SACERDOCIO.
 
Reyes, constituidos por Dios para reinar en un reino ganado en la cruz del calvario por el señor Jesús y del que juntamente con él somos herederos.(Romanos 8:17).
 
Sacerdotes, Para ministrar su presencia en nuestros hogares en nuestras iglesias y en la sociedad en que vivimos, inspirados por el Espíritu Santo.
 
NACIÓN SANTA.
 
Nación, porque ¡no estamos solos! en este llamado, somos muchos en toda la tierra.
 
Santos, porque debemos guardar, cumplir y poner por obra toda su palabra para poder distinguir entre lo bueno y lo malo entre lo santo y lo profano.
 
PUEBLO ADQUIRIDO POR DIOS.